Doña Clo

Escrito por jcab el Wednesday, 28 de February del 2007

Puede ser ficción o un hecho real, exagerado o no, pero hace mucho tiempo un grupo de señoras se encontraba lavando ropa en un río cercano a Chiquimula cuando un borrachito que se encontraba por el lugar tuvo la mala fortuna de salpicar a una de ellas. La mujer, enojada, profirió un insulto al pobre hombre que comenzó con “Andá a hacerte gárgaras con …” y cuyo final prefiero omitir. Los que estaban allí se quedaron atontados al oir el insulto y el borrachito no sabía que responder así que dijo lo primero que se le vino a la cabeza: “Doña Clo”. “¿Qué me dijiste bolo cerote?” respondió la mujer a lo que el borracho contestó repitiendo varias veces “¡Clo Clo Clo Doña Clo!” provocando las carcajadas de todos y la rabia de la ofendida. Desde entonces algunos para referirse a una señora delicada o de mal carácter la llaman Doña Clo.

Esta es una de las muchas historias que me contaba mi abuela, Mamá Eva, en esas noches chiquimultecas cuando ibamos a pasar los fines de semana a su casa. Mientras mi familia dormía ella tomaba café y fumaba mientras que yo tomaba incaparina, después de que cumplí los catorce ambos tomábamos café y fumábamos. Era nuestro secreto. Podíamos pasar así horas. Era mi amiga y consejera. Nos lo contábamos todo, desde los amigos del colegio a las novias y desamores, desde su vida cuando trabajó en el mercado y albergó estudiantes en su casa hasta las anécdotas mas comprometedoras de mi papá y sus batallas con la Asociación de obreros y el cura del pueblo. Solía empezar diciendo “Hablemos de la gente mijo” y tenía una colección de frases que pasaron a la historia como “Entonces ¿le salió putía?” refiriéndose a una ex, “Aquí no hay chismosos ¿verdad?” cada vez que me iba a contar un secreto o “¡Ischoco marranada hoy si me jodió!” cuando la bromeaba. El domingo nos despedíamos y me metía en el bolsillo del pantalón un quetzal mientras me decía al oído que era para una mi coca cola.

No sé por qué escribo sobre esto, probablemente sea porque el día que murió quise decir algo en su memoria, en el velorio o en el cementerio, pero no pude, dolía mucho. Me hubiera gustado contar ese día sobre doña Evita, de como fue líder en el mercado del pueblo, de sus batallas con el cura, de como sacó adelante sola a sus tres hijos, de como en las reuniones le pedían que contara chistes, de todos los ahijados que llegó a tener, del cariño que le tuvo quien la haya conocido.

Al volver a la capital los amigos siempre me preguntaron que cómo era la vida en Chiquimula, la fiesta, las patojas, la chingadera. Nunca lo supe, para mi Chiquimula era mi Mamá Eva y desde que se fue no volví mucho por allí, no puedo. Prefiero recordar Chiquimula como un espacio en el que dos amigos se sentaban por la noche a tomar café y fumar mientras se reían de Doña Clo.


Posibles entradas relacionadas:
No hay entradas relacionadas

Categoría: Relatos

25 comentarios

Dice pacuna:

el Wednesday, 28 de February del 2007 a las 6:52 am

Este artículo me hizo recordar muchas cosas acerca de mi abuelita, y así como vos yo también tengo mil y una historias con ella. Mi abuelita ha sido la persona que probablemente más ha influido en mi vida y en mi pensamiento… y así como la tuya, me pasaba contando historias de su vida, de la vida de mi mamá y de la vida de un par de niños traviesos que vivían enfrente y que vivían molestando a mi mamá hasta que uno de ellos se casó con ella, mi papá :P.

No quiero contar más de mi abuelita, este artículo es tuyo y para honrarla a Doña Mamá Eva, solo quiero decirte que entiendo lo que te pasó en el velorio y entierro, pues a mí me pasó lo mismo… y muchos respetaron ese silencio y tristeza. La recuerdo todos los días, pero evito pensar mucho en ella porque me pongo a llorar como un niño :(.

Señoras como tu abuelita, con tanto carácter y tanto amor son el tipo de personas que no me hacen perder la fé en la bondad de los humanos.

saludos.

Dice andy:

el Wednesday, 28 de February del 2007 a las 4:57 pm

Mano, vaya un abrazo para vos, y una oración por la memoria de Doña Eva y esa amistad que los unió.

Parecidos los casos, para mí una abuela capitalina y la otra de zacapa, y se decirte que las dos dedicaron cada minuto que pasaron conmigo a malcriarme y consentirme, jajaja. Hace rato ya que se fueron. Y de los abuelos ni se diga.

Abrazos mano.

Dice ale:

el Wednesday, 28 de February del 2007 a las 6:19 pm

Me hiciste recordar a mi abuelo, en Xela, que al igual que a vos y a los amigos arriba, influyo sobre manera en como soy yo, Igual me sentaba a escucharlo, yo casi nunca decia nada, contarme sus historias y charadas que siempre me fascinaron.
Otro abrazo.

Dice Yas:

el Wednesday, 28 de February del 2007 a las 8:24 pm

Hoy sí me mataste vos!!! Tocaste las mas diminutas fibras de mi corazón. Y es que Mama Eva fué realmente única, todo un personaje. No hay evento donde no se le mencione y es que, aunque pase cualquier cantidad de años, siempre hará falta. Pero es extraño, por que a la vez siempre está presente y es inevitable recordarla sin quedar por tiempo indefinido, con una sonrisa en la cara. (suspirito……)

Dice Yas:

el Wednesday, 28 de February del 2007 a las 8:25 pm

Ahhh, se me olvidaba, me das permiso de terminar el insulto?
Por supuesto, en versión original.
¡¡¡Que mate de risa!!!! jajajajajajajaja

Dice jcab:

el Thursday, 1 de March del 2007 a las 9:32 am

Pacuna: Te entiendo el que evites pensar en ella, a mi me pasa lo mismo, de hecho escribiendo esto casi se me salen un par de traicioneras.

Andy: Asi que también tenés abuela de oriente, únicas verdad vos. Gracias por tus palabras.

Ale: Es impresionante la influencia de los abuelos vos, tanto que podemos aprender de ellos…

Yas: Siempre estará presente vos, yo también la recuerdo con una sonrisa. Mejor no terminés el insulto que el Google es muy traicionero y luego me entra al blog mara que viene buscando cosas raras.

¡Un abrazo fuerte a tod@s!

Dice Pirata Cojo:

el Thursday, 1 de March del 2007 a las 10:21 am

Las coincidencias y concordancias de la vida vos, mi abuela era de Chiquimula, aunque murió cuando yo tenía 5 años,la recuerdo con una gran sonrisa, a pesar que el cáncer se la estaba llevando.

Por lo menos 6 o 7 semanas santas las pasábamos por allá, buenísimos recuerdos.

Un abrazo.

Dice Ana R:

el Thursday, 1 de March del 2007 a las 11:33 am

El cuento de Dona Clo era un clasico de Mama Eva. Ayer al leer su relato, me hizo recordar varias cosas. Me acorde que le gustaba cantar ‘Siempre que te pregunto, que cuando como y donde, tu siempre me respondes, quizas, quizas, quizas’. Me acorde de cuando el dia de los santos en noviembre, sacaba todos los cuadros de sus santos al patio y les prendiamos una candelita a cada uno. Que cuando hacia el nacimiento para navidad, ponia un espejo representando un lago, y tenia un sinfin de figuritas, y aserrin de todos colores, y muchas bombitas que colgaban. Me acorde de cuando se hacia su trenza, se curaba sus callos de los pies, de cuando se echaba su cigarrito. La ultima vez que la vi fue en agosto 1999.

Ciertamente, Mama Eva es parte de mis recuerdos de ninez y adolescencia. Siempre la recuerdo con mucho carinio.

Dice Yas:

el Thursday, 1 de March del 2007 a las 10:27 pm

Ana R: Qué bueno es leerte vos!!! Y que bueno que trajiste a mi memoria, cositas como la del día de los Santos, te acordás cuando hicimos fresco para vender el viernes santo y hubo una pelea callejera de bolos y un zapato del bolo cayó en la olla de fresco? jajajajaja. Nos saló la venta vos, pero lo recordaremos siempre con carcajadas escandalosas.

Dice José Joaquín:

el Friday, 2 de March del 2007 a las 10:37 am

Estos posts son los que mejor te salen, supongo que es porque hay más corazón.

Dice jcab:

el Friday, 2 de March del 2007 a las 11:49 am

Pirata: De Chiquimula también tu abuela, que coincidencia. Algún día hablaré también de las semanas santas de Chiquimula cuando mi papá cargaba en la procesión. Por cierto vos estoy leyendo el último libro de Sabina, en carne viva, muy bueno y muy honesto.

Ana Rosa: ¡Que sorpresota! Y que recuerdos me trajo, también cantaba aquella de “Ya no estás mas a mi lado corazón..”, la trenza, el nacimiento… ¡Un abrazo!

Yas: Ya no me acordaba del zapato del bolo jajajaja.

José Joaquín: Fijate que iba a contar algunas anécdotas que me había contado mi abuela y el teclado agarró vida propia y terminé hablando de ella.

¡Saludos!

Dice krod:

el Friday, 2 de March del 2007 a las 3:50 pm

Las abuelitas siempre son caso aparte, desde que nací mi abuelita me ha criado hasta el día que me case, aunque aún me sigue dando “pan para mi matate”, y coincido con el comentario de José Joaquín.

Dice Idolly:

el Friday, 2 de March del 2007 a las 6:50 pm

Hay tantas cosas que escribir de Mama Eva, creo que hasta podriamos facilmente redactar un libro con todas sus anecdotas. Yo tuve la dicha de vivir cerca de Mama Eva por 6 anos de mi vida; y aunque oficialmente no fui su “nieta de nacimiento” ella siempre me trato como una mas de sus nietas. Para mi, era como tener 3 abuelitas: Mi Mama Eva y mi Mamaria por parte de mi mama y la otra por parte de mi papa.
Entiendo por lo que paso Jorge en su entierro… yo desafortunadamente no pude estar en el entierro de Mama Eva y no fue hasta en el 2001 cuando conoci su tumba. Y hace 3 anos tambien paso lo mismo con mi Mamaria, que tampoco pude estar en su entierro y hasta la fecha ni siquiera conozco su tumba. Pero me imagino que es el precio que pagamos por estar lejos de nuestra tierra y de nuestra familia :-(
Como dice Yas, aunque pasen los anos, siempre la llevamos en nuestra mente y corazon. Una de las cosas que mas recuerdo de Mama Eva era su organizacion, una mujer que aunque solo llego a 2do primaria, fue muy organizada y llevaba apuntes de todo! Excelente para las matematicas! Todas las noches me decia: “Recuerdese que tenemos que sentarnos hacer cuentas!, asi que no se vaya acostar antes de que hagamos los apuntes” y eso era cuestion de todos los dias. Me cuenta mi mama Dinora, que Mama Eva fue siempre asi, que desde sus inicios en el mercado ella llevaba sus famosos “apuntes” de cuantas vacas habia comprado, a quien le debia y cuanto $ y quien le debia a ella. Me recuerdo que el papel que usaba para sus apuntes era en el que venian envuelto sus cigarros. Recuerdo que una vez mi hermana, la Evita, le hizo una travesura y le mancho una de las paredes en la cocina con la frase: “Apuntele Dona Eva Cabrera!!” en referencia a sus famosas cuentas y apuntes.

Otras recuerdos que vienen a mi mente acerca de Mama Eva son:
-sus retacitos (siempre anda guardando todos los papeles bonitos y de colores para los retacitos que echaban en la procesion del dia de Corpus Christi)
-Su marimba: todos los dias al regresar de la Sagrada, entre 1 y 2pm la encontraba escuchando su programa favorito de musica de marimba en la radio.
-La procesion del 3er viernes: su devocion para preparar todo para cuando le tocaba coordinar la procesion del 3er viernes de cuaresma.
-Los rezos de San Antonio en junio, las visitas a Zacapa a ver a la virgen de Santa Lucia el 13 de diciembre.

En fin, mucho que escribir de nuestra Mama Eva, personalmente, a menudo pienso en ella y en Mamaria, y pienso que son angeles que tenemos cerca de nosotros, a quienes siempre llevaremos en nuestra mente y corazon como parte de nuestra vida.

Dice jcab:

el Tuesday, 6 de March del 2007 a las 9:39 am

Idolly que sorpresa me da tambien!! gracias por recordarme lo de los retacitos, ese era un detalle muy curioso. ¡Un abrazo a todos por allá!

Dice rafael romero:

el Tuesday, 6 de March del 2007 a las 12:54 pm

Vos, te había escrito un comentario ya… medio inspiradón, pero no sé por qué no aparece…

¡Mala suerte la mía!

Dice Amanda:

el Tuesday, 6 de March del 2007 a las 12:56 pm

Jorge: a pesar que estoy leyendo este artìculo en un cafenet, no pude evitar que salieran mis lagrimas en pùblico. Al igual que usted, ana rosa y Idolly yo tambièn recuerdo mucho a mi Mamà Eva, hasta mi niña Anna Valeria que apenas tiene 3 años ya sabe de ella y la reconoce en las fotografìas. La historia de Doña Clo es aùn mi favorita, nunca me cansè de pedirle una y otra vez que me la contara, aunque ya yo la sabìa ” de pe a pa” como ella decìa me encantaba oirla de su voz. En sus ùltimos dìas tuve la dicha de poder atenderla, de darle de comer de mi mano a su boca, de acompañarla en su lecho, de verla en su ùltimo momento, y poder cambiarla para que se viera muy bonita en su funeral (con un traje que mi tio “coco” le regalò. Gracias a Dios esas acciones y situaciones me dieron mucha fuerza en ese momemento y satisfacciòn de haberle servido. Que Dios la bendiga siempre por todo el amor y comprensiòn que nos diò a cada uno de sus hijos, nietos, sobrinos y nueras. Seguramente tendrà un lugar muy especial junto a Dios y la virgen Marìa.

Dice rafael romero:

el Tuesday, 6 de March del 2007 a las 1:00 pm

¡Otra vez! Me doy por vencido… ¿¿¿será porque incluía un link, vos????

Dice jcab:

el Wednesday, 7 de March del 2007 a las 6:16 am

Amanda: ¡Una sorpresa mas! que bien encontrarlas a todas por aquí. Pues si que aprendimos mucho de Mamá Eva, casi me saca una traicionera aqui en la oficina con lo de tio “coco”, hacia tiempo que no escuchaba eso. ¡Un abrazo a Anna Valeria y a Rudy!

Rafael: Puchis vos pues no me aparece nada aquí, que pena, creo que bloquea los que tienen 2 o mas links pero no los veo por allí tampoco.

¡Saludos!

Dice rafael romero:

el Wednesday, 7 de March del 2007 a las 7:34 am

Bueno, lo que quería decirte es que comparto lo que dice JJ, o sea, que estos textos te salen de a huevo, sin desacreditar el resto, aclaro. A mi me encanta lo anecdótico con tintes literarios y bueno, cuando se trata de personajes entrañables (mi abuelita, que falleció el año pasado, lo es para mí) mucho mejor. Leer tu texto me hizo recordar mi relación con mis abuelos, en especial con la que te menciono, que significa amor puro y sabiduría, una mujer fuerte que me enseñó mucho y que lo dio todo por su familia. En fin, no me quiero poner nostálgico…jejeje.

Espero más textos como éste, chavo!! Pilas pues!!

Dice Iv:

el Wednesday, 7 de March del 2007 a las 3:33 pm

hoy me siento obligada a escribir en memoria de una gran mujer que me aconsejó, me educó y maleducó, me consintió y regañó, además me cuenta mi mamá que me daba pachas con café a los 8 meses (de allí mi adicción a la cafeína). Los fines de semana nos íbamos a Chiquimula y al llegar allá ella nos recibía en una “bajadita” que tenía su casa, le pedía a mi papá que bajara marañón del palo que tenía plantado a medio patio para hacernos fresco y bajaba la hamaca del pasillo, al mismo tiempo que llenaba la pileta para tener suficiente agua para todos. Toda la vida se esmeró para que estuvieramos cómodos y la pasáramos bien… no dejaba de decirnos que regresaramos pronto para seguir “peinando”. Ahora que estamos en Cuaresma recuerdo cuando cargábamos y ella nos acompañaba. Mama Eva fue una gran mujer que vivirá siempre en mi corazón y en mi mente.

Dice Alejandra:

el Monday, 12 de March del 2007 a las 2:33 am

Que lindo leer este post y todos los comentarios de la familia, hasta ganas me dieron de haberla conocido, sin duda fue una excelente mujer.
Para mi mala suerte no convivi tanto con mis abuelos ya que mis padres son extranjeros que aterrizaron en tierras chapinas y eso hizo mas dificil ir a visitarlos, aunque si lo haciamos pues no era tan frecuente como hubiera deseado.
A mi madrina la tome como abuela y asi la sigo sintiendo, de ella tengo muchos y muy buenos recuerdos.
Que lindo post, saludos!

Dice Goathemala:

el Tuesday, 13 de March del 2007 a las 3:17 pm

Una historia bella, tierna y muy bien escrita. Nunca tuve la fortuna de tener un trato tan estrecho con ninguno de mi ascendientes. Le queda el recuerdo de saber que dos corazones con gran diferencia de edad pueden compartir todos sus secretos.

He disfrutado mucho la lectura.

Gracias, le enlazo para intentar no perderme nada.

Saludos.

Dice jcab:

el Tuesday, 13 de March del 2007 a las 3:59 pm

Rafael: Me alegro que te haya hecho recordar, eso siempre es bueno para seguir adelante, ya he leido el poema que querías compartir, es precioso.

Iv: Una vez volvi por alli y al no verla en esa bajadita supe que no volvería mas, un abrazote!

Alejandra: Gracias por el comentario y por pasarse por aquí, bienvenida.

Goathemala: Viniendo de vos el comentario me siento honrado, y gracias por el enlace también.

Saludos a todos!

Dice Duffman:

el Sunday, 1 de April del 2007 a las 12:59 am

Tu relato me hizo pensar en mis abuelos. Retalhuleu es mi Chiquimula, por decirlo así. Luego de que mi abuela paterna murió hace 2 o 3 años, no volví a regresar a su casa, donde aprendí a leer y a escribir, donde tengo fotos dando mis primeros pasos, región que es sinónimo de infancia para mí. Mi abuelo materno, lo poco que recuerdo de él, es que me daba una choca cuando lo veía, pero no recuerdo si daba instrucciones sobre qué hacer con ella.

Pingback Mafaca — De todo un poco » Hoy me preguntaron por ti Guatemala:

el Thursday, 24 de May del 2007 a las 11:44 am

[...] lagos, ríos o selva. Al pensar en ella pienso en la gente, pienso en mi familia, pienso en Mama Eva, en el legado que dejó la mamá de krod, en la historia del Pirata de Don Paco, en amigos. Al [...]

Deja un comentario


Creative Commons License

Acerca de

Mafaca es un espacio en donde escriben un crema y un rojo sobre temas variados que por lo general atañen a la tierra que les vio nacer, Guatemala. Sus autores son Jcab y Krod. Jcab actualmente vive en Madrid, España, mientras que Krod vive en Guatemala capital.

Ultimos comentarios